• Karen Pérez Herrera

Clientes: tipos y consejos para contactarlos

Cuando nos dedicamos a profesiones como la nuestra sabemos que la salida más conveniente o común en este tipo de trabajos es ser trabajador independiente. Manejas el tiempo a tu antojo, decides el lugar, las horas y los proyectos en los que trabajar. Sin embargo, se debe tener en cuenta que este modo de trabajo requiere de mucho esfuerzo, en particular al inicio y, principalmente, con la tarea de conseguir clientes.


Los clienclientes es e en,n la base de tu trabajo. De ellos dependerá cuánto ganes, la cantidad y el flujo de trabajo y la rentabilidad de tu profesión. Pero, ¿sabes cómo contactarl esos?, ¿sabes a quién dirigirte o cómo hacerlo? En esta entrada te compartiré algunas ideas que te ayudarán a tener mayor claridad al respecto.


Qué significa «cliente» y qué tipos existen en el mercado de la traducción.



Partamos por la definición. La Real Academia Española define «cliente» como:

  • Persona que compra en una tienda, o que utiliza con asiduidad los servicios de un profesional o empresa.

El libro Breve diccionario etimológico de la lengua española define «cliente» como:

  • Respecto del que ejerce una profesión, persona que utiliza sus servicios. Del indoeuropeo kli-ent ‘que se apoya’.


Entonces cliente es, en resumen, la persona que compra un servicio y se apoya en el proveedor de este, es decir, confía en que ese proveedor de servicios le dará la solución apropiada a su problema. Hay incluso posibles clientes que no saben que necesitan este apoyo hasta que se les crea la necesidad, cosa que nosotros podemos lograr si identificamos que una persona u empresa podría mejorar su situación, (ya sea ellos mismos ofrezcan un producto, servicio o quieran dar a conocer algún tipo de información) a través de la traducción.


Tipos


Existen dos grandes categorías de clientes: los directos y los indirectos.

Cliente directo: puede ser una persona u empresa que necesite servicios de traducción, en donde el traductor trabaja directamente con el cliente final; tienen comunicación directa (ya sea por teléfono, correos electrónicos, reuniones) que servirá para aclarar dudas terminológicas, preferencias de estilo y otras necesidades del cliente. En este caso, el pago por la traducción la recibe directamente el traductor.


Cliente indirecto: es aquella situación en donde existe un intermediario, usualmente una agencia de traducción, quien es la encargada de hacer todo el contacto, negociación y comunicación con el cliente final. En este caso, la comunicación traductor-cliente final es un poco más compleja ya que siempre deberá pasar por el intermediario. El pago se divide en porcentajes entre el intermediario y el traductor.


Ventajas y desventajas


Ambos tipos de clientes tienen sus pros y contras. Con los clientes directos se tiene la ventaja de una mejor comunicación, las condiciones, términos y precios las pones el traductor y se negocian directamente con el cliente y el pago lo recibe solo el traductor (a menos que pague por servicios de revisión). Las desventajas de este tipo de clientes es que, si algo sale mal, como, por ejemplo, que el cliente no quiera pagar por una traducción hecha, no habrá agencia que tome la responsabilidad y te asegure el pago de todas formas. Deberá ser el traductor el que acepte las consecuencias de confiar en un cliente.


En el caso de los clientes indirectos, la ventaja, como ya se mencionó, es que existe un respaldo en el caso de que algo salga mal. Son las agencias (las profesionales) las que se hacen responsables. Otra ventaja, es que no debes preocuparte tú por buscar clientes, pues estos llegan gracias al contacto realizado por agencia quien luego simplemente envía el trabajo por hacer. Además, existen agencias que cuentan con revisores profesionales quienes se aseguran de que tu traducción tome la mejor forma posible y esté libre de errores. Las desventajas, como ya se indicó, es que no existe comunicación directa con el cliente final y puede llegar a ser difícil y, a veces, imposible lograr aclarar dudas con ellos. Además, debido al acuerdo de confidencialidad que debes firmar, no puedes ni debes contactar, bajo ninguna circunstancia, a un cliente final para ofrecerle tus servicios de forma directa. Debes obedecer el acuerdo. Y la otra desventaja, es que el valor total del trabajo de traducción se divide en porcentajes entre la agencia, tal vez el revisor, si tienen, y el traductor.


Cómo contactar clientes y cómo presentarse


Existen varias formas de conocer o contactar clientes, pero las agruparé en dos categorías: contacto en la vida real y contacto a través de internet (e-mail).


Contacto en la vida real

Es aquel que se da en circunstancias normales, no virtuales, usualmente en contextos académicos, laborales, incluso en situaciones informales con amigos. Aprovecha las oportunidades (si estás en la búsqueda de clientes, claro). Ya sea una reunión de amigos, un congreso, alguna charla con una temática de tu interés, averigua quién irá y quién podría ser un posible buen contacto. Pero no necesariamente tiene que ser todo muy formal, ni tampoco que tu razón para acercarte a alguien sea únicamente para vender tus servicios, la idea al crear redes de contacto, es generar relaciones fuertes, humanas, de confianza.

Intenta llevar contigo tus tarjetas de presentación, de modo que, cuando salga en la conversación el tipo de trabajo que haces, puedas ofrecerles tu tarjeta en caso de que alguna vez necesiten tus servicios. Aprovecha ese momento para explicarles lo que haces y la forma en que ésto podría serles útil.


Contacto a través del mundo virtual

Internet nos ofrece una infinidad de posibilidades, las opciones son ilimitadas y puedes llegar muy lejos, independiente de las distancias (a diferencia del contacto en la vida real).

Una forma completa y clara pero corta de presentarse debería incluir aspectos esenciales como tu nombre, par de idiomas con los que trabajas y tu área de interés. Por ejemplo: Hola, soy Karen, soy traductora inglés - español y me especializo en el área de los videjuegos, subtitulaje y literatura.

En el caso del contacto a través del correo electrónico o los sitios web de los posibles clientes, es importante informarte y conocer bien al cliente y su empresa, si es que la tiene. ¿Qué hace?, ¿cuál es su enfoque?, ¿cómo se expresa y se dirige a los demás?, ¿se expresa de forma amigable y relajada o formal y distante? Utiliza toda esa información para redactar tu correo.

Nuevamente, debes incluir información esencial y, si bien un correo electrónico permite más espacio para desarrollar la idea, debes pensar que la persona a la que te diriges, probablemente sea alguien muy ocupado y con poco tiempo para leer correos. Por eso, la información debe ser la justa y necesaria.


Un buen correo de presentación debe incluir:

  • Un saludo personalizado, indicar al inicio quién eres y tu par de idiomas, tu especialización y la razón del correo.

  • El cuerpo debe ser preciso y conciso y debe incluir: más información sobre ti, tu experiencia, los proyectos recientes más interesantes en los que has trabajado, las herramientas CAT que manejas, la forma en que tus servicios podrían ayudarle (en el caso de que no sea una agencia de traducción) y, si es posible, tus tarifas por servicio.

  • La despedida debe contener una oración que incite a que el receptor haga algo, un llamado a la acción. Por ejemplo, que te avise si están recibiendo postulaciones, si necesitan tus servicios; invitarlos a revisar tu sitio web y contactarte por si tienen alguna duda, comentario o petición.

Tips útiles: utiliza el formato a tu favor. Las listas con viñetas (bullets) ayudan al orden, las negritas ayudan a destacar información importante y a identificar rápidamente cada punto principal en el mensaje. Utiliza la firma electrónica automática de gmail para añadir el vínculo hacia tu sitio web, perfil en Proz u otros perfiles profesionales (Linkedin, Translators café, etc.). Cuida tu ortografía.


Currículo



El currículo es una de las cosas más importantes que debes tener preparado y listo para entregar a tus posibles clientes. Éste debe ser conciso y preciso, debe tener la información más importante, pero sin excederse en detalles innecesarios. El currículo debe incluir únicamente información sobre el puesto y profesión que te interesa promocionar, excluyendo trabajos anteriores no relacionados (mesero, vendedor, cajero, etc.).

Información a incluir:

  1. Nombre

  2. Lengua materna y par de idiomas

  3. Servicios que ofreces

  4. Información de contacto (teléfono, correo, Skype)

  5. Información educacional

  6. Información profesional y experiencias destacadas (voluntariados)

  7. Herramientas CAT

  8. Redes sociales y profesionales (Proz, LinkedIn, etc.).

Es necesario que tengas tu currículo tanto en inglés como en español, considerando que los futuros clientes hablarán principalmente inglés. Por su puesto, intenta que la versión en inglés sea la revise un hablante nativo, para que la redacción sea lo más natural y correcta posible. Guarda tu currículo con formato PDF para que no sea modificable y se adapte a cualquier plataforma. Además, guárdalo con un nombre que ayude a una fácil identificación: KarenPérez_EN_SP.


Finalmente…

Una vez que contactes a alguien, ya sea en persona o por internet, no te relajes ni dejes las cosas allí. Mantente en contacto, haz seguimiento, escríbeles nuevamente luego de un tiempo para recordarles que existes y cuéntales un poco sobre lo que has hecho últimamente, proyectos, cursos que has tomado, entre otras cosas.


No tengas miedo de contactar personas para ofrecer tus servicios, mientras seas profesional, respetuoso, cuides la forma en que te expresas y mantengas una buena ortografía, no tienes nada en absoluto que perder.Nuestra profesión se basa en promocionarse y crear redes y eso toma tiempo, constancia y dedicación. Fíjate un horario para hacerlo y comienza desde ya.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo